Sobre la rutina

Las redes sociales permiten un montón de cosas, buenas y malas. Una de las cosas que más disfruto de compartir lo que hago en las redes es tener la posibilidad de preguntar, charlar y responder dudas e inquietudes con otras personas con los mismos intereses que yo. 
En instagram recibo preguntas sobre varias cosas, materiales, técnicas y demás, hace tiempo recibí una sobre mi rutina de trabajo y cómo hago para dibujar tanto. 

Hace más de 7 meses renuncié a mi trabajo y decidí probar la vida freelance. 
Esta decisión no la tomé a la ligera, me llevó tiempo evaluar todos los factores económicos necesarios y solo porque tenía la posibilidad de trabajar mensualmente con un cliente fue que me atreví, porque no me sentía (ni me siento aún) del todo lista para depender solo de los dibujitos. 

Los primeros meses fueron raros, pero ahora encontré establecer una rutina que, con mucha disciplina y fuerza de voluntad, trato de mantener siempre. 
Se las comparto. 
  

Una de las cosas que temía que sucedieran era dormir mucho, porque mi historial en ese tema no es el más alentador, así que decidí mantener la alarma del celular con la misma configuración de cuando iba a la oficina. Suena a las 7:15am todos los días de Lunes a Viernes. 

Obviamente hay días que me quedo un poco más en la cama, bien sea porque un gato está muy cómodo sobre mis piernas, o porque el cuerpo me lo pide. 
Me despierto, lavo los platos de la noche anterior, hago desayuno y me siento a dibujar. Trato de hacer un dibujo apenas me despierto, mientras calienta el agua del café, este ejercicio no lo hago todo el tiempo, pero cuando puedo me da una especie de alivio conmigo misma, de que dibujé por placer para mi y nada más. Cuando el clima o los ánimos me dejan, salgo a dar dos o tres vueltas al parque, para mover el cuerpo y drenar energía. 


Después me siento a trabajar. Desde que uso el método pomodoro para organizarme mejor creo que soy más eficiente con el tiempo y logro trabajar más rápido. 
El método consiste en segmentar el tiempo en periodos cortos, de 20 a 30 minutos, yo uso 25 minutos, con descansos intermedios de 5 y 10min hasta cumplir con el objetivo. Hay diversas aplicaciones para esto, pero el concepto es el mismo. Esto hace que uno no se aburra trabajando por periodos largos de tiempo en una misma tarea, si no que se mantiene el cerebro activo y la atención alta gracias a los descansos cortos. 
Cuando termino el trabajo del día organizo lo que queda de tiempo, si tengo que seguir en la compu o dibujando mantengo el uso de la aplicación, así me obligo a trabajar mejor. El resto de las tareas las anoto en una lista y las voy tachando a medida que las hago, al final del día cuando veo esa lista toda marcada me siento muy feliz y responsable. 
No todos los días pasa, no se crean.


Trato de dibujar para mi (y para ustedes) todo lo que puedo, hay días que el trabajo no me deja mucho tiempo, pero por suerte encuentro los momentos.

El hábito del dibujo se construye igual que cualquier otro hábito, para mi fue clave que Susana en clases de dibujo en la facultad nos pidiera llevar un cuaderno de dibujo diario.
No tenía que ser autobiográfico, solo teníamos que entregarle semanalmente nuestros cuadernos para que los revisara, estos dibujos no siempre los usábamos para otros proyectos en clases pero tenían que seguir fluyendo diariamente. Obviamente al principio fue muy difícil, algunos días antes de entrar a clases me sentaba en las escaleras de la facultad a dibujar las 5 páginas en blanco que había olvidado hacer, Susana lo notaba, como solía notar todas nuestras trampas. 

Desde que vi esa materia creo que nunca paré. 
He tenido mejores épocas que otras, es normal, pero el dibujo ha sido algo que sigo manteniendo con los años. Por más cansada que esté, aún cuando trabajaba 8 horas en una oficina, encuentro el momento para dibujar para mi, si un fin, solo para soltar algo que tengo dentro. 

Con el dibujo he logrado conocerme.
He logrado sanar mi corazón roto. 
He logrado estar cerca de quienes extraño.
Con el dibujo puedo verme y ser como quiera, porque con el dibujo todo es posible. 

Nunca pensé que podría ser una fuente de ingresos, aún no lo es del todo, pero ha sido una fuente de crecimiento y eso es mucho mejor.



El dibujo está siempre presente.
Menos mal. 


P.D.: si, cuando vemos tele dibujo sobre la cabeza de mi novio.





Comentarios

  1. Hola Cari!

    Me gusto mucho tu post y justamente hoy estaba pensando en como puedo empezar a ser freelance y ganar dinero de mis dibujitos.

    Mi historia es la siguiente, me despidieron de mi trabajo como diseñadora gráfica en Chile y tengo dos semanas enteras buscando trabajo pero no se da nada...y como me gusta dibujar pensé en que sería bueno mientras sale algo hacer dinero de mis dibujitos, la cosa es que no se como comenzar.

    ¿Me podrías como empezaron a surgir los trabajos? Sería super si me pudieses ayudar a comenzar esta nueva aventura.

    Un abrazo y gracias!

    ResponderEliminar
  2. Me encanto este post Cari! Justo escribi sobre los desafios de dibujo diario de instagram porque fueron de gran ayuda para mi este año, que decidi ir por el camino de la ilustracion. Me motivo mucho tu rutina, a mi me cuesta tambien levantarme, y establecerla, pero quizas sea la unica forma de conseguir nuestras metas independentistas?) ahahahaha.Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi experiencia en Argentina

Mini Tutorial: digitalización rápida, separar la línea del fondo.

Materiales favortios Pt.1